Actualidad INEA
Inicio Noticias JORNADA SOBRE RESPONSABILIDAD SOCIAL CELEBRADA EN INEA

JORNADA SOBRE RESPONSABILIDAD SOCIAL CELEBRADA EN INEA

Fecha: Viernes, 16 Noviembre 2018

INEA analiza la responsabilidad social de las empresas del sector agroalimentario de Castilla y León desde la práctica actual y los retosde futuro

 

 

Del marco teórico y político a los ejemplos concretos de pequeñas y medianas empresas del sector agroalimentario, la responsabilidad social (RSC) de las empresas agrarias/agroalimentarias de Castilla y León protagonizó las jornadas en la Escuela de Ingeniería Agrícola de Valladolid, centro adscrito a la Universidad Pontificia Comillas, para promover el compromiso empresarial en todas sus dimensiones. Un encuentro pionero que reunió a grandes conocedores de la materia. Sus estudios y sus  experiencias mostraron las enormes posibilidades de esta práctica y de sus importantes beneficios: sociales, laborales, medioambientales, productivos y económicos, entre otros muchos. Con todo, los empresarios compartieron el mismo sentimiento: que la implantación de la RSC es la forma que el empresario tiene de devolver a la sociedad todo lo que la sociedad le ha dado.

El profesor de INEA, Andrés Gómez, abrió las jornadas ofreciendo los resultados de un estudio elaborado sobre LaRSE enlas empresasde Castillay Leónentre las 80 PYMES  avanzadas que integran la Fundación Execyl. Un análisis que muestra el avance de las prácticas y los retos: “El tamaño de la empresa es el factor más determinante para su implantación”, admitía el profesor de Sociología, quien en su asignatura de Ética proporciona las claves de este compromiso empresarial voluntario pero muy necesario. Por su parte, Prudencio Herrero, director de APD Castilla y León reconoció en su ponencia Estado actual de la RSE: valor, componentes, tendencias… Criterios y orientaciones para la RSE en el sector agroalimentario que está de moda porque interesa tanto a las empresas como a la sociedad. Los cambios sociales, la globalización, los escándalos financieros, el derrumbe de los valores y otras circunstancias han propiciado una mayor concienciación y una mayor apreciación de los comportamientos hacia los demás. Si integrar las estrategias de RSE tiene beneficios para todos –consumidores, empresarios, accionistas, comunidad del entorno, calidad del producto…-, para Herrero existe un gran inconveniente: “Ser responsable, cuesta”.

Las empresas tomaron la palabra. Dos bodegas, Pago de Carraovejas, a través de su directora de Calidad y sistemas de Gestión, Silvia Téllez, y del director de la Academia Terruño, de Abadía Retuerta Álvaro Pérez. Productos precocinados Cascajares,  a través de su fundador y presidente, Alfonso Jiménez y el técnico de producción hortícola precocinada El Campo, Pablo Rodríguez, explicaron sus fórmulas de RSC. Englobó a todas la responsable de esta área de la auditora Dynamyca Sostenible, Alicia Sánchez.

Explicaron las dimensiones sobre las que se asientan sus líneas estratégicas de RSC, unas heredadas del buen hacer de sus fundadores a las que han dado forma a través de documentos en vigor y otras creadas a medida que la empresa nacía y crecía. Así la historia de RSC de Carraovejas  va ligada al compromiso ético del propio fundador José María Ruiz en 1982. Emprendió la elaboración de vinos contando con personal identificado con su mismo convencimiento y desde el origen de todo, el restaurante donde servía el cochinillo en Segovia, a la expansión de la gran bodega, ha mantenido  valores que apuntan a responsabilidad con las personas: empresa familiarmente responsable y comprometida con los derechos humanos y el respeto al medio ambiente.

Abadía de Retuerta adquirió en 1996 un edificio del siglo XII que ha inspirado valores de conservación del valioso legado –dos bienes de interés cultural-, del entorno natural rico en especies animales y plantas que se convierten en aliados de su producción vitivinícola y enoturística. Además, entre sus cinco pilares de su RSC una producción solidaria dedicada a una ONG de la ciudad. El crecimiento exponencial de  Cascajares (una facturación de 15 millones de euros al año) se debe a que el empresario a encontrado oportunidades como la inclusión de su producto estrella, el capón, en el menú de la boda de los entonces príncipes de Asturias. Una decisión de la Casa Real motivada, entre otras razones, en el  compromiso empresarial con las personas con discapacidad desde su inicio, lo que representa hoy el 20 por ciento de la plantilla.

La producción hortícola El Campo, en Segovia, basa también su RSC en estrategias con el entorno, el medio ambiente, estilo de vida saludable y compromiso social. Revertir el 95% del agua depurada, obtener un 15% de producción ecológica eliminando la producción de maíz transgénico en su producción son parte de una gestión sostenible que le da el valor añadido. Si bien, el trato hacia sus trabajadores -90% mujeres- y la relación justa establecida con los 60 agricultores autónomos que les proporcionan sus productos son su principal pilar para una RSC que vela por hábitos saludables. A ello se suma el evío de 20.000 envases de maíz a Banco de Alimentos.

La RSC es un compromiso voluntario que tras la larga experiencia de Dynamyca en su desarrollo, las conclusiones son claras: Los trabajadores de la empresa comprometida rinden un 65% más.

 


+INFO

ACCEDE A

INEA EN IMÁGENES

PONTE AL DÍA

INEA

Cno. Viejo de Simancas, km. 4,5
47008 Valladolid
España
+34 983 23 55 06 | 625 19 54 36
info@inea.edu.es
©

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.